martes, 7 de septiembre de 2010

Esperar...

     Hoy tengo un bajón, estoy soso, irritado, agresivo, arisco, borde, callado, intratable, gritón, impaciente, rebelde, maleducado, furioso, enfadado... Y ¿sabeís qué es lo único que deseo? tener a ese alguien que esté a mi lado para tragarse todo eso y encima tener una sonrisa para mí, un gran abrazo, un beso y una caricia. Pero es algo tan difícil de conseguir, "Roma no se hizo en dos días", lo sé, pero llevo ya meses buscando una PUTA relación y único que encuentro es a gilipollas que no hacen nada más que desilusionarme cada vez más, alejandome  poco a poco de una ilusión. Estoy hasta lo cojones de calientapollas y de subnormales que no tienen ni zorra idea de que COJONES es una puñetera relación D/S de verdad. También estoy harto de los mariquitas que sólo me piden sexo, ¿a caso no leen el perfil?

     Ya que tengo que esperar, también esperaré a perder mi virginidad y sí, a mi modo de ver, soy virgen porque todavía no la he metido en un culo y estoy muy orgulloso de ello, no quiero perderlo con un Don Guaperas Perosoygilipollas, quiero entregarle mi virginidad a Él, a ese ser tan especial que me haga enloquecer en silencio, que me haga sentir en sintonía, que me haga sentir orgullo por tenerle de ESCLAVO. Quizás este "sueño" cada vez se desvanezca más y al final yo quede como una estatua vacía de alma como el resto, no obstante quiero fortalecerme y no dejarme desilusionar ni tampoco frenar por las embestidas del destino. Intentaré resistir lo más que pueda para no darle el placer a mucha gente de verme derrotado, sucumbido ante la adversidad. UNA MIERDA OS VAIS A COMER, esas bocas las callaré una a una.


Fonso de Sade

2 comentarios:

  1. Hay días buenos, y días apáticos, enfermizos, desgarradores, auténticas fuentes de impotencia y rabia. Y esos son los peligrosos. Los días de mierda que ponen en riesgo nuestros sueños, que merman nuestra constancia y que hacen peligrar el futuro que nos creemos con el derecho de merecer y por el que luchamos.

    Me impresiona tu sinceridad. En mi caso fueron muchos días malos, incontables, envuelto en "por qués" y en resignación, muy oscuros y muy similares a lo que acabo de leer, hasta que por fín salió el Sol.

    Adelante con todo, chaval.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Germán, la verdad es que fue un momento de enfado y rabia que ya no quise aguantar, sólo lo deje fluir y salió este post. No es algo brillante, pero al menos me hizo encontrarme algo mejor.

    Un saludo

    ResponderEliminar