viernes, 3 de septiembre de 2010

¿Por qué veo de esta manera el BDSM?

     Hola a todos, antes de nada, quería agradecer a Germán (aquí su blog) por escribirme interesándose en conocer este rincón de mi vida y sobretodo por darme la inspiración que me faltaba estos días.

     Lo primero que voy a exponer es "Cómo quiero que sea mi relación en el BDSM". Para mí como muchos ya sabéis es una gran parte de mi vida y por eso quiero llevarla cada vez más al mundo en el que vivo con las personas vainilla. Me explico, no quiero vivir el BDSM a escondidas ni tampoco ocultándoselo al mundo, quiero que me pregunten y decir que el BDSM es parte de mi ser, sin tener ningún tapujo de decirlo, me da igual que la gente me mire raro o que incluso se aparten de mí por miedo, disculpen señores, el problema no es mío, yo no os miro ni os trato de forma diferente, cambiad vosotros porque mi filosofía es inamovible.

    Yo creo que cada persona tiene una filosofía diferente en el BDSM, aunque también hay gente que comparte mi forma de ver esto, como Germán :). Creo que podemos comparar nuestra forma de verlo con ciclo de las rocas. Al nacer somos diferentes, irregulares, ásperos, pero a medida que las condiciones físicas van castigándonos nos volvemos mas lisos, redondos. A mí el que me gusta en particular es el del canto rodado; la piedra caliza irregular cae al río, en el curso alto del río la erosión es muy fuerte, la roca se vuelve de una forma mas redondeada, a medida que bajamos por el río chocamos con otras rocas, el agua nos disuelve, hasta llegar al curso bajo en el que ya somos preciosos cantos rodados redondos, perfectos, lisos, suaves. Con esto quiero decir que... Bueno a buen entendedor pocas palabras bastan.

     En estos momentos, estoy viviendo uno de los períodos más lúcidos de mi vida, simplemente porque ya he dejado de definirme y de definir lo que quiero para tan sólo buscar lo ansiado; y también porque por fin me he dado cuenta de cuál es la base en la que voy a construir parte de mi vida. Quiero compartir mis momentos, mi tiempo, mis emociones con mi esclavo, siendo a la vez su pareja. Ya no es tener sesiones cada día o cada semana, sino es vivir asumiendo el rol que nos ha tocado al nacer, eso no significa tener que usar el protocolo 24h al día, ni tampoco es estar con el látigo por si tengo que castigar, sino simplemente convivir con la persona a la que quiero teniendo nuestros momentos álgidos y además en los que seamos una pareja "vainilla" pero teniendo clarísimo cuál es el lugar que nos corresponde.

      Fue en noviembre del año pasado cuando hablé por primera vez con Él, al principio yo era un inmaduro, necesitaba jugar con personas reales y necesitaba a muchas personas porque en ese momento apenas comencé de forma activa en este MUNDO y andaba sólo buscando diversión. Él a pesar de su juventud (19 años) estaba muy interesado en una relación seria de pareja, así que en un principio le rechacé y no me interesé mucho. En los meses siguientes conocí a muchas personas, unas más transcendentales y otras pues simplemente insignificantes, hasta que conocí a otro chico, él fue el que me encendió la bombilla en un principio. Me fijé muchísimo en él porque me parecía un tío muy inteligente y lo mejor de todo fue que me descubrió el tipo de relación que estaría ligado a mi desde entonces, sólo fue hablar de tener un esclavo y a la vez novio, aluciné, sencillamente fue un rayo de luz en el caos que imperaba en mi mente, pero no todo era alegría y dulzura, me enamoré de él y la respuesta fue negativa, sin embargo me repuse.

     Poco a poco el caos se fue disipando y esto fue gracias a Él. Por alguna extraña casualidad (previamente modifiqué mi perfil y supongo que se paso por ahí y vio algo que le llamó la atención)  yo cuando empecé a buscar novio me acorde de Él fui a mi lista de eliminados para volver a agregarle por si todavía me tenía agregado y así de repente un día se conectó, fue conocerle y comencé a aprender sin parar de él. Las cosas que me proponía me gustaban muchísimo, era como si estuviera hablando y todo lo que dijera encajara en lo que necesitaba, era como tener un libro en blanco sobre lo que buscaba, cuando el comienza a hablar, las palabras surgieron sobre el papel en tinta impermeable. Era, conocerle más y estar más enamorado, perdiendo cualquier preocupación, cualquier problema, cualquier desamor, cualquier daño. Era el fin a mi pasado oscuro, Él fue la llave hacia la felicidad, pero un día sin querer se me perdió aquella llave y desde entonces la puerta de la felicidad está cerrada para mí. A partir de la ruptura estoy buscando un segundo ÉL, sin embargo sé perfectamente que es único en su inmensidad.  Él no es la única llave que abre mi puerta, o al menos eso quiero pensar. :)

Fonso de Sade

No hay comentarios:

Publicar un comentario