sábado, 9 de octubre de 2010

Tarde de lluvia, tarde de lágrimas

     Hoy en Madrid no ha parado de llover, me gusta la lluvia, al igual que las lágrimas, las lágrimas que salen de sus ojos. Esta es una de las tardes en las que te quedas en casa bajo la manta leyendo o haciendo noséqué o también es una tarde ideal para que afloren los deseos más sádicos de una persona como YO. Hoy sinceramente he desechado la idea de leer, porque para qué nos vamos a mentir, estoy más cachondo que los perros, jajajaja típica característica mía si no me toco durante días (mía y de cualquier hombre). Y cuando estoy cachondo, pues me vienen muchas ideas a la cabeza y hoy era el día.

      Una tarde de otoño con lluvias fuertes y frío es ideal para una tarde de diversión, castigo, dolor y muuuchas lágrimas. Una de las cosas que podemos hacer es ejecutar los castigos pendientes por faltas cometidas.

Ideas:


1.Pinzas en los cojones y mandarle correr bajo la lluvia.
2.Cera caliente y duchita en la terraza bajo la lluvia durante media hora.
3.Calentarle (ponerle cachondo) y mandarle a correr.
4.(Si hay truenos) Latigazos en la espalda, culo, piernas...(el ambiente de truenos y gritos de dolor me pone muuuy cachondo)
5.Dejarle desnudo en el balcón, con unas pesas atadas en los cojones y ordenarle correr subiendo las piernas.

     Estas son algunas ideas (pobres, pero ideas son), por supuesto hay que llevar las ideas un poco al límite del esclavo, porque lo que se quiere llegar a conseguir es sacarle las preciadas lágrimas que tanto me gustan, degustarlas, lamerlas directamente de su cara... Humm.

Disfrutad de una tarde de lágrimas de dolor y entrega.

4 comentarios:

  1. Eso de la lluvia y perpanecer bajo ella es un castigo muy íntimo y profundo, más que algunas prácticas dolorosas o más comunes. Recuerdo que las veces que he paseado tan tranquilo bajo una manta de agua ha sido o bien porque necesitaba pensar o bien porque había tocado fondo, así que lo que cuentas me sugiere ese sentimineto catártico, en el que además de sentirte completamente expuesto y degradado, entras en contacto con el mundo que te rodea de una manera distinta a cualquier otro momento. Si consigues que un tio permanezca bajo la lluvia, inmóvil y sin rechistar, el tiempo que te apetezca, le tendrás comiendo de tu mano durante mucho tiempo

    ResponderEliminar
  2. :D Muchas gracias por comentar, me ha alegrado muchísimo verte por aquí. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Paseo por las veredas del retiro. Nunca me cubro cuando llueve. Arrastro los pies y agacho la cabeza. Ignoro al marica caduco y al deportista que suda de las nubes. Mi pelo se pega a la piel y las lágrimas se confunden y pasan desapercibidas. Me quedo de pie junto a un árbol y no me muevo. Sigue lloviendo. Le espero.

    ResponderEliminar
  4. Q subidon!y q grandes ideas para llevar a cabo. Ademas,la lluvia en barcelona es caliente y refrescante y no hay nada q m excite mas q unos buenos pesos tirando de mis pelotas. Te he escrito al gmail porq necesito de tu ayuda para abrir mi mente de esclavo, eres un gran AMO

    ResponderEliminar