sábado, 25 de diciembre de 2010

Adopción

     La palabra responsabilidad tiene una serie de connotaciones negativas por la muchísimas personas, ya que connota palabras como carga, estorbo, obligación, presión, exigencia, asumir consecuencias, obligatoriedad...Pero es que además estas connotaciones a su vez también tienen más connotaciones que no voy a citar, pero lo que quiero destacar de esto es que las personas suelen detestar tener responsabilidades, de todo tipo, incluído yo. No quiero ser responsable de tareas/objetos/personas por las que no siento niguna simpatía.

    Removiendo mis neuronas en estas vacaciones, puedo afirmar que quiero ser responsable de alguien, quiero tenerle a mi cargo, quiero cuidarle, educarle y también quererle, que esta última muchas veces se deja de lado pero para mi es una obligación sentir amor hacia él. Tengo unas ganas inmensas de sacarle una sonrisa, de besarle, de darle de comer, de abrazarle cuando está mal, cuidarle cuando está enfermo, de pasar noches en vela estando pendiente de su fiebre, de darle mi hombro para que lloré, de aconsejarle cuando no sabe qué hacer, para salir con él ha pasar el rato, de corregirle cuando hace mal, de enseñarle qué es lo que yo considero correcto, de apoyarle siempre que me necesite. Ya sé que es algo muy serio y también sé que el sentimiento que alberga mi mente no es un capricho pasajero. Deseo encontrar a mi chico para brindarle todo eso ser su guía, ser su luz, ser el pozo de su desierto.


    Quizás nunca antes me había planteado mi relación de esta forma tan seria como la que estoy exponiendo ahora mismo, pienso que antes no era tan consciente de todas las consecuencias que acarreaba una relación de mi tipo o mejor dicho, las consecuencias que acarreaba la persona ideal que estoy buscando, un sueño hecho realidad.

    Tengo ganas de adoptarle y hacerle mío, sentirle parte de mis pertenencias o más importante aún una prolongación de mi cuerpo. Quiero sentir que el tiempo que pase junto a él sea siempre productiva, quiero notar que los silencios entre nosotros sean amenos, quiero ver que el tiempo pase y pase pero sigamos tan necesitados el uno del otro que "nada" cambiará. Es una Utopía, una Utopía demasiado idealizada, pero no imposible. Estés donde estés ven ya, mi corazón está herido tu ausencia y a rebosar de nostalgia, que el tiempo pasa y yo te echo de menos.

1 comentario:

  1. Todo llega y cuando lo hace es maravilloso! La espera es lo mas dificil y a no desilucionarse si tienes q probar varias veces para encontrarlo, porq en algun lugar del camino esta esa persona que te iluminara la vida.
    BEsos.
    Eli

    ResponderEliminar