jueves, 23 de diciembre de 2010

Niños



http://edant.clarin.com/diario/2006/07/26/um/llanto5.jpg
[...]
-¿Qué le vamos a hacer?
-Yo quiero ver a los ¿Reyes?
-Ya lo verás otro día hijo, ahora hay que ir al hospital.
[...]
     Gracias a mis dos años dando francés pude entender (más o menos) esa conversación en la parada del bus. Recuerdo que cuando estaba en el colegio escribíamos una carta a a los reyes magos pidiéndole los regalos que más habíamos deseado durante los meses previos a las Navidades. Supongo que el pobre chiquillo quería hacer lo mismo que hice yo. No paraba de quejarse a su madre mientras lloraba desconsoladamente.

     ¿No es increíble que los niños vivan con tanta ilusión? Una ilusión que a mi se me ha quedado perdida por ahí. Me parece conmovedor que el chaval se emocione tanto por una pequeña gran ilusión. Ellos son tan inmediatos, tan instantáneos, tan espontáneos, tan... NIÑOS. A veces les envidio.

     Cada día el YO infantil merma un poco más, cada día soy más adulto, cada día más racional, flexible, maduro... Ahora que me doy cuenta me da bastante pena dejar de ser niño, dejar de ver la vida sin tantas complicaciones, ser simple y ver simple. Recuerdo cómo era feliz por cosas pequeñitas y sin importancia.Se me olvida ser niño, se me olvida vivir con la ilusión de antaño. Lo echo de menos, echo de menos sonreír por una tarde en el parque, por haber ganado un partido, por conseguir un nuevo tazo o tener un cromo que mis amigos no tenían; echo de menos llorar por una pequeña discusión jugando al parchís, por haberme abierto las rodillas al caerme de la bici, por pegarme por cualquier tontería; echo de menos sentirme en una nube por las reconciliaciones después de las peleas, por los bocatas compartidos en el recreo, por el álbum de cromos completado junto a mi mejor amigo...

    ¡Qué nostálgico me vuelve la Navidad!. Qué feliz me hace saber que tampoco soy tan "viejuno" como yo pensaba, conservo en lo más profundo de mí el niño que nunca quiso irse del todo, quiero recuperarlo y volver a ser en algunos aspectos como fui entonces, creo que me ayudaría mucho a ser más feliz, a ver la vida desde un punto de vista sencillo, inocente (Si la sociedad tuviera aunque sólo sea la mitad de la inocencia de los niños no habría tantos problemas.¿No crees?) e ingenuo.¿Qué hay de malo? Y tú ¿quieres volver a ser un poco más niño?

3 comentarios:

  1. Intento mantener la mirada ingenua a pesar de q los demas me cuestionen, sigo admirando y disfrutando las pequeñas cosas como la forma de las nubes, la belleza del mar o el sonido de la lluvia, sigo queriendo divertirme de maneras simples con amigos, juntarnos, charlar, cenar y sobre todo no dejar q la mierda de otros se me pegue... algunos no me entenderan y esos seguramente son los q no valen la pena, no crees?
    BEsos y sigue asi, q por lo menos en mi opinion, vas por buen camino.
    Felicidades!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Dulce Tormento, creo que esa gente que al no entendernos nos mira mal más que nada siente una total envidia del coraje que hay en nosotros de ser ORGINALES, de ser como somos y tener el valor de decirlo o expresarlo. Además ya dije en una ocasión anterior, que se metan un pepino XXXXL por el culo.
    Un gran saludo y ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  3. Aunque este post sea antiguo, he de decirte que me resulta muy inspirador, y todavía más si proviene de un amo que desvela sus sentimientos e ideas. La verdad es que me recuerda mucho a las enseñanzas de Osho, un filosofo y místico muy bueno... quizás le conozcas.
    Si quieres agregame y hablamos, ya me diras algo por mail!: carles_sanchez85@hotmail.com

    Sigue así, me mola tu blog ;)

    ResponderEliminar