domingo, 8 de mayo de 2011

Pastores y ovejas



     No hay elección posible, nacemos de esta manera, no podremos eludir nuestro destino, que tarde o temprano nos engullirá. Nacemos sin identidad y sin autoconsciencia y seguimos así a lo largo de los años, hasta que nos damos cuenta de qué estábamos compuestos en el justo momento de ser concebidos.

      Nos aterra en un principio esa información tan importante y relevante. Quizás lo neguemos, quizás queramos seguir como antes, seres sin cara, sin forma, sin sentido. Es un gran choque, no es un proceso gradual, es un proceso mas bien rápido, del orden de instantes. Quizás al principio estemos en shock, no podamos entender lo que nos pasa, de repente nos damos cuenta de nosotros mismos y como consecuencia de ello, lo que somos. Si oveja o Pastor.

      Sea lo que sea todavía nos queda mucho camino que andar. Pobres ovejas tan perdidas como siempre, siguiendo al rebaño, sin darse cuenta de nada, va donde van todas las ovejas, no saben resistirse y encontrar aquello que realmente importa, encontrar a su pastor y decidir con su intelecto que debe seguir la dirección del Pastor, de su Pastor y no del rebaño.

      El Pastor es caprichoso y curioso al principio, desea estar con todas las ovejas, desea ser un lobo feroz para devorarlas a todas, al principio lo hace por interés, cuida de ellas, las lleva a pastar. ¿Y que? Al final se llevara a una oveja y la matará para darse un festín, pero... Cuando intenta hacerlo se da cuenta de que se ha encariñado con sus ovejas, que no quiere aprovecharse de ella de forma tan cruel, quiere estar con Su oveja, con su ovejita, aquella que pueda hacerle feliz, darle sentido a su vida como pastor, darle todo de sí para disfrute del Pastor.

      Todas las ovejas quieren ser las favoritas de su Pastor, pero solo unas pocas podrán tener esa suerte de poder compartirlo todo con su Pastor. Que desgraciadas son... Pero peor es vivir una vida negando que eres oveja o Pastor, es misero vivir una vida sin vivir.


     Quiero sólo daros un consejo, jamás renegueis de lo que sois, jamás os reprimais, jamás olvideis lo que sois para convertiros en lo que quieren que seais. Sed aquello para lo que habeís nacido. SED FELICES. Nunca en la vida dejeis que los demás decidan por vuestro rumbo, porque aquello sólo os causará penurias, miseria, dolor, impotencia, vacío, soledad, lágrimas, tristeza, amargura, desdicha, sufrimiento... durante CADA dia de vuestras vidas. No habrá un sólo instante que no sintais la condena de la mala decisión, de abandonar las riendas para que cualquiera controle y haga de tu vida infeliz. No lo permitas, no permitas que nadie te la destroce, no permitas que nadie te prohiba y te quite el derecho a vivir una vida feliz, digna, completa.

     Personalmente he conocido a personas maduras, que se sienten terriblemente desdichados por el hecho de haber renegado de lo que eran, de haberlo guardado y oprimido durante décadas, no pudieron ser felices y ahora les cuesta mucho retomar el rumbo de la felicidad.  Espero que no os pase a vosotros, espero que esto que hago sirva para algo, para concienciaros y deciros que no somos nada de lo que tengamos que avergonzarnos, nacimos así y así se seremos hasta el fin de los días, no te pongas máscaras ni envoltorios, sé natural, como el TÚ interior que grita por salir, que quiere liberarse de las ataduras. Déjale salir, deja que él te muestre el camino para retomar el rumbo a la Utopía.

WE R WHO WE R

No hay comentarios:

Publicar un comentario