sábado, 4 de junio de 2011

¿MONSTRUACIÓN?


     Patricia Kass... Chocolate... jazz/balada... Francés... Lluvia... Parezco una mujer con la menstruación a lo bestia, MONSTRUACIÓN. Tumbado en la cama sumido en la monotonía sin tener ni voluntad ni ganas de cambiarlo. Siento nostalgia por aquellos momentos de felicidad, de risas, sonrisas, miradas, pasión, dolor, placer. Comiendo chocolate mientras escucho a la Kass cantando: "...Et s'il fallait le faire, je repousserais l'hiver. A grands coups de printemps et de long matins clairs. S'il fallait pour te plaire j'arreterais le temps..." Para ser francos me asquea un poco ser autoconsciente de mi estado penoso. Parece que me ha dado un golpe de esos bajos que me han hecho caer. Pero bah! seguiré así sin poder cambiarlo por ahora. Espero que se me pase cuando se me acabe el "cocholate", las baladas en francés, el mal tiempo, el finde.

     ¿Sabeis? se le coge gustillo a esto. No está tan mal estar en cama como si estuviéramos enfermos la mayor parte del día, mientras escuchamos a una señora cantar sin parar para que podamos abstraernos en un mundo vacío. Parezco un vagabundo ahora mismo, vestido con mi pijama que parece un trapo, ojeras. débil. (Respiro hondo, sigo escribiendo.) Me asquea estar así, pero también me resigno a ello. Me resigno porque no sé que debo hacer.  (Kass:  "...Mon cœur veut bien saigner si seul'ment tu le vois, jusqu'a n'etre plus rien, que l'hombre de tes nuits...")  Me da igual la gente, lo que digan, las caras, los gilipollas, los pijos, las pijas, los feos, los guapos, los buenorros, los musculocas, los perfectos, los idiotas. Me dan todos igual, no quiero saber nada de nadie, quiero paz. Quiero un relax mental, cosa que no tengo, no tengo ese relax, tengo siempre algún problema acechando por si me distraigo y ZAS! infectar cada neurona con el eco de sus gritos...

     Me vuelvo a tumbar, acuesto mi cabeza sobre la almohada, sonrío tontamente al techo y me digo: "eres un completo cabrón hijo de puta." Sigo escuchando el lento compás de la musica, poco a poco inundar otra vez mi cuerpo de palabras que no significan nada para mí, pero que a la vez me llenan y me embriagan, me emborrachan de un amor que no tengo, de una compañia que no existe, de un hueco que me falta aquí en el pecho. Dejo que la guadaña del tiempo siga cortando lentamente la cuerda que me une a la vida sin si quiera inmutarme. Se me nubla la vista y sigo sonriendo.(La Kass [puta Kass]: "...Que tu regardes encore dans le fond de mes yeux, que tu y vois encore, le plus grand des grands feux...")  Rozo el "nonsense" y los ríos inundan mi cara. Al fin.... rubor... Demasiados minutos (decenas de miles) aparentado felicidad, plenitud, alegría, demasiado peso sobre una capa frágil como el cristal que se sostenía sobre la nada, la verdad, mi verdad. Al fin sale lo que escondía, escombros. Escombros de sentimientos de los que carecía, desvaneciendose como un simple espejismo.  (Kass:"...Je veux bien tout donner si seul’ment tu y crois, mon cœur veut bien saigner si seul’ment tu le vois, jusqu’a n’etre plus rien que l’ombre de tes nuits, jusqu’a n’etre plus rien qu’une ombre qui te suit.")

No hay comentarios:

Publicar un comentario