domingo, 9 de octubre de 2011

Empatía

La castidad esta ¿en nuestra mente?
     Muchas veces he impuesto la castidad a mis sumisos y esclavos. Ha sido algo muy placentero para mí, ya que es una ofrenda en forma de sacrificio para mí. Es algo que realmente me excita y fascina como podréis comprobar con la entrada que posteé sobre los aparatos de castidad. Como yo sé que es algo que les cuesta, sobretodo cuando no tienen un aparato de castidad, he decidido experimentar la castidad en mi propio cuerpo. Creo que debería hacer esto para saber cómo se siente un perro cuando su Amo le impone castidad y además es una prueba más para contener mi desenfreno hedonista que ha poseído mi cuerpo durante estos últimos meses. No me tocaré la polla, literalmente, durante 5 días, el viernes de la semana que viene, si no he quebrado mi reto os relataré como me ha ido.








¡¿Cómo voy a disciplinar a mi esclavo cuando no tengo ni un poco de auto-disciplina?!

     Ya voy mejorando en cuanto a eso, ahora estoy retomando cada vez más mi propia voluntad, recuperando la cordura y la razón para seguir con mi vida. Dejándome guiar por el deber y la inteligencia y no por los deseos, antojos o caprichos como un animal salvaje.

     Sigo mejorando como Amo, me preparo para recibirte en el momento que quieras encontrarte conmigo. Te esperaré.

Te seguiré esperando, hasta que algún día te bajes del "tren".

2 comentarios:

  1. este esclavo esta permanentemente en castidad por su Amo, etapas rotas por una orden de ordenarse. la ultima etapa duro 48 dias y sin dispositivo de castidad. este perro piensa que es una muestra de sabiduria experimentar en si mismo lo que ordena a los esclavos. ese es el origen del conocimienton de la sumision.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias esclavobotas. Me alegra mucho que te hayas pasado por aquí y más aun por dejarme un comentario.

    Creo que sólo de esta manera sabré ayudar a mi perro cuando tenga momentos de flaqueza y quiera quebrantar la castidad. Como cachorrito que debe de ser se sentirá impotente y creo que soy Yo el único que puede guiarle en esos momentos. Quiero estar preparado para cuidar de él. Me cuesta, lo sé, pero es mi deber. :D

    Un saludo

    ResponderEliminar