lunes, 6 de agosto de 2012

Y si tú sintieras lo mismo

Libertad

     Cuando alguien realmente me ha empezado a importar no he podido evitar poner parte de mí en ellos. Me gusta dedicar parte de mi tiempo y mi conciencia a preocuparme y actuar por ellos, "cuidándolos y protegiéndolos". Manías de uno.

    Hace poco conocí a una persona que despertó en mí muchas contradicciones y emociones, también. Quizás empecé a quererle, no sé por qué esa sensación se desvaneció rápidamente. Era mayor que yo, bastante más. Pero tenía un espíritu que no correspondía a su cuerpo, era tan alegre e inocente como yo. Era un iluso y un idealista. Un ARTISTA. Quedé con él solo una vez en u casa. Nada del otro mundo, no tuve ni sesión ni nada por el estilo, fue simplemente una tarde de besos, caricias y mucha conversación.

    Me habló de sus aventuras cuando se marchó de casa, me habló de sus parejas y me contó algo que me confirmó algunos pensamientos que ya empezaban a brotar en mí. Me explicó por qué dejó a sus anteriores parejas y lo que sentía por ellos aun después de haberles dejado. Les seguía amando, incluso mucho más que antes. ¡Qué raro me sonaba eso! Siguió contándome que tenía una relación abierta con sus exparejas. Textualmente me dijo: "cuando amo de verdad a alguien, me gusta verle libre."

    Cuando amo a alguien, la amo en su libertad. Quizás ahí renace renovado el amor apasionado, posesivo y romántico que tanto detesto y al cual veo como una farsa. cuando ese amor pasajero y falso llega a su fin, se inicia una nueva etapa, una evolución, una nueva forma de querer/amar. Esta vez más pura, más sensata, más duradera y más real ¿no?

    Hoy hablé con un amigo que me contó que, probablemente, sus "alas" le iban a ser extirpadas. Él estaba feliz, es lo que deseaba y lo que le realizaba. Me dio pena y sentí dolor. No entro a juzgar su relación ni mucho menos. Solamente siento esta angustia y miedo. Uno que no está acostumbrado a ver que las cosas cambien a su alrededor tan rápidamente. Es una sensación jodidamente extraña. Me alegro por él, es lo que quiere y lo que le hace feliz. No obstante pensar que será de otra persona me hace sentir inseguridad. Yo le veré con los mismos ojos de antes o eso espero.

    Hace apenas unas semanas conocí a un chavalín que me saca casi tres cinco años. Solemos hablar casi todos los días y me hace "sentir", que no es poco. Supongo que estoy incubando de nuevo esa "cosa" que me hace sentir brutalmente loco. Tengo la suerte de que soy correspondido, pero la única pena es la distancia que me separa de él cada noche y amanecer. Cuando tocamos el tema de la posesión él piensa más o menos como mi amigo. Quiere ser poseído, despojado de su libertad, ser egoísta. Desea encerrarnos en una relación de dos donde sólo existan ojos el uno para el otro. Monopolizar el uno al otro, romper con la libertad y encadenarse, cuidarse, apoyarse. ¿Veis lo que provoca el amor romántico y trasnochado? Él siente amor, yo supongo que también pero uno diferente al suyo. Uno en el que le quiero ver libre, en el que pueda decidir a quién ser fiel sin que ninguna cadena lo ate ni cinturón que le bloquee.

    Qué manía tiene la gente de llevarme la contraria ¿verdad? JAJAJAJAJAJA

     Hoy hizo un día precioso, había nubes, algo de de lluvia y mucho viento. Esta noche, es una de esas en las que tienes ganas de dormir desnudo y sentir como el aire se cuela en tu cama y te acaricia sin parar. Hoy es una de esas noches en los que tengo ganas de dormir con alguien. Un abrazo.

Fonso de Sade

1 comentario:

  1. buenas tardes, ya le felicite el otro día por el blog, hoy vengo visitarlo con más tiempo Amo, y de paso para hacerme seguidor
    mucamo

    ResponderEliminar